La Rioja 2350 PA, S3000BXD - Santa Fe - Argentina
Tel./ Fax: +54 (342) 4566049 / 4521227
Güemes 667 (3700 – P. R. Saénz Peña) – Chaco - Argentina
Tel./ Fax: +54 (3732) 433496
E-mail: acdi@acdi.org.ar
Noticia



Colecta por el pueblo haitiano.

17-03-2010

1x1
1x1
«Cuando algo inevitable sucede, se pone de manifiesto que nuestra vida no está en nuestras manos. “Inevitable” es el término que mejor clarifica que nada nos  pertenece, y, sobre todo, que no nos pertenece aquello de lo que deriva todo. Nuestra vida pertenece a Otro.
En este sentido, se comprende por qué la vida del hombre es dramática. Si no perteneciera a Otro, sería trágica. Todo en la vida estaría abocado a la nada. La tragedia se produce cuando una construcción se derrumba y todas las piedras, las tapias, los muros se hunden. No se mantiene en pie nada de lo que había antes, de lo que habíamos vivido hasta hace una hora, hasta hace cinco minutos. Y esto es trágico. La tragedia es la nada como meta, la nada de lo que existe.
En cambio, si todo pertenece a Otro, a Algo distinto, entonces la vida del hombre no es trágica, es dramática: “Reconozco que te pertenezco, reconozco que el tiempo no es mío, que no me pertenece, que el tiempo que he vivido hasta hoy no me pertenecía. Toma mi vida, reconozco que no me pertenece, acepto que no me pertenezca”.
El que posee nuestro tiempo se ha entregado por nosotros; se presenta ante nuestra mirada y nuestro corazón como el que ama nuestro destino, el que ama nuestra felicidad, hasta el extremo de que el Señor del tiempo muere por nuestro tiempo. El Señor, Aquel a quien pertenece el tiempo, es bueno».
L.Giussani, ¿Se puede vivir así?

«En estos días nuestro pensamiento se dirige a los queridos hermanos de Haití, con una incesante súplica a Dios. Sigo y animo los esfuerzos de las numerosas organizaciones caritativas que se están haciendo cargo de las inmensas necesidades del país. Rezo por los heridos, por los sin techo y por cuantos han perdido trágicamente su vida».
Benedicto XVI, Angelus del 17 de enero de 2010

La certeza de pertenecer a Otro sostiene nuestra esperanza y hace que sintamos como nuestro el drama de nuestros hermanos de Haití.

Por esto, acogiendo el reclamo del Papa, apoyamos la colecta de fondos lanzada por AVSI para intervenir a favor de la población y afrontar la grave emergencia humanitaria surgida en la isla. AVSI está presente en Haití desde 1999 con proyectos de apoyo a la realidad local.

Alentamos a todos a no dejar pasar le provocación de lo sucedido en Puerto Príncipe, involucrándonos en primera persona, con donaciones en dinero, organización de gestos de difusión o nuevas iniciativas de recaudación de fondos a través de la Fundación AVSI organización sin fines de lucro ligada a ACDI en su red.
La Fundación AVSI trabaja en Haití desde 1999 por eso los miembros de AVSI se han involucrado inmediatamente en las tareas de socorro y reconstrucción luego del terremoto que devastó la capital haitiana el 12 de enero de 2010. Han distribuido las primeras carpas en los barrios de Cité Soleil Martissant, dando alojamiento a personas sin techo, particularmente a niños que han perdido a sus padres, así como, distribuyendo bienes de primera necesidad.

Para apoyar las actividades de AVSI, la colecta se efectúa a través de ACDI, su contraparte operativa en Argentina.

¿Cómo colaborar?

Banco: HSBC, suc. 656. Cta. Cte. en Pesos nº: 656-320942-3
Titular: Asociación Cultural para el Desarrollo Integral
CUIT: 30-65509319-9 CBU: 1500656300065632094232    

Donaciones online y más información: www.avsi.org.




Volver »

1x1