La Rioja 2350 PA, S3000BXD - Santa Fe - Argentina
Tel./ Fax: +54 (342) 4566049 / 4521227
Güemes 667 (3700 – P. R. Saénz Peña) – Chaco - Argentina
Tel./ Fax: +54 (3732) 433496
E-mail: acdi@acdi.org.ar
Noticia



Panel:"Universidad en tiempos de crisis. Tiempo de Educar"

02-06-2008

1x1
1x1

La sensibilidad por la verdad ¿es útil para abrir un camino de construcción común y desarrollo humano? Ante el enfrentamiento gobierno-sociedad ¿es posible contribuir al desafío educativo de un cambio cultural que concierne a todos? Con estas preguntas, el jueves 15 de mayo se abrió, en el salón de actos de la Universidad Católica de Santa Fe, el Panel organizado por la Facultad de Filosofía y la Escuela para la Subsidiariedad.
El Dr. Aníbal Fornari, Director de las Carreras de Filosofía y coordinador del panel, presentó a los expositores manifestando que fueron convocados como sujetos que viven la problemática a tratar y como partícipes de los criterios de la Doctrina Social de la Iglesia para un cambio cultural que favorezca el desarrollo integral y sostenido de la Argentina.
El Sr. Enrique Gauchat (empresario agro-industrial de Esperanza) lanzó la pregunta: ¿cómo es posible que la Argentina, un país que reúne las condiciones para ser una gran nación, cada diez años tenga una crisis que nos deja al borde de una guerra civil? Esto es consecuencia de que tenemos inserta en nuestra sociedad una semilla negativa, una mentira generadora de contradicciones. En el ámbito político se proclama el sentido federal, mientras prevalecen actitudes unitarias de concentración del poder en el estado central y en el gobernante. En la sociedad muchos empresarios no desean competir, muchos alumnos quieren obtener buenas notas pero sin deseo de estudiar y saber. Muchos profesores que no quieren ser evaluados si educaron al alumno o si concurren a trabajar. En todas estas actitudes subyace una violencia que es un conformismo con la mentira. Esta falta de sinceramiento nacional es la causa fundamental de nuestras cíclicas caídas. Se pregunta: ¿es negativo o positivo que el campo esté tomando éstas posiciones? El campo representa el trabajo, el ahorro, el riesgo de la inversión, el deseo de progreso propio, de la comunidad y del país; es portador de un conjunto de valores no reconocidos por buena parte de la ciudadanía. Esta movilización logró algo inédito: no sólo la unidad de sus cuatro instituciones asociativas agrarias, sino la toma de conciencia de que somos un país de punta, agroindustrial, sobre todo asentado en el campo del interior y dando vida al desarrollo industrial y de los servicios en las ciudades. Se empieza a plasmar una sociedad civil con una propuesta global ante la crisis global. Una especie de plataforma política en el sentido no partidista sino social y para el desarrollo real y sostenido de todos. Entonces, no estamos frente a un problema sino frente a una esperanza que se expresa como decisión de tomar las banderas de un país honesto y verdadero, un país en serio y creíble. Donde cada uno haga no sólo lo que le convenga, sino que le convenga lo verdadero, que es también conveniente para el país. El interés de cada uno, si es verdadero y noble, es la propia forma de ayudar al interés del país en su conjunto.
La exposición del CPN. Julio Schneider (Profesor universitario y Secretario de Hacienda del Gobierno de la Pcia. de Santa Fe) resaltó la importancia de los conceptos y de la perspectiva inherente a la convocatoria a este Panel. La “verdad” ante todo, como un objetivo esencial de la educación del hombre, que hace posible toda forma de convivencia humana. Luego el concepto de “construcción” enfocado en su perfil político, como búsqueda de un punto de partida positivo para desarrollar la comprensión y la acción, incorporando aportes de todos los implicados en el problema. Descubrir lo positivo que nos une, antes que comenzar exaltando lo que separa, es preferir la construcción a la destrucción. Y la construcción refiere necesariamente a consensos: un camino se construye en base a consensos sobre cosas reales, que llevan a establecer acuerdos operativos, que son compromisos a cumplir para poder seguir adelante juntos. Mientras tanto, en la crisis que estamos viviendo, pareciera haber una profundización de las diferencias que impide sentarse a la mesa a quienes pueden elaborar una salida a la situación. La búsqueda de lo que tenemos en común no es signo de debilidad sino que tiene que ver con la inteligencia para proseguir operando y con la capacidad de comprensión del problema y del interlocutor, que es un con-ciudadano. Esta objetividad destraba los nudos que endurecen y paralizan la vida social.   
                          

El CPN. Fernando Bonzi (Presidente de ACDI-Asociación Cultural para el Desarrollo Integral de Santa Fe) expresó que el bien común no consiste en la simple  suma de los bienes particulares de cada sujeto del cuerpo social, sino que es algo de todos y de cada uno como seres dotados de razón, es y permanece común porque es indivisible, y sólo juntos es posible alcanzarlo, acrecentarlo y custodiarlo. Desde su experiencia personal, al tomar decisiones que influyen en su futuro y en el de las personas que están a su cargo en una empresa agraria, constata un primer factor decisivo: darse cuenta de que, dentro del conjunto de los datos de la realidad que me es dada, para asumirla y actuar, hay un factor unificador de esos diversos aspectos. Es una lógica que no la impone el hombre, que está en la realidad y que es necesario conocerla porque en ella se revela la verdad. De acuerdo a la postura que tomemos frente a la realidad conformamos nuestra postura a favor o en contra del bien común. La pasión por la realidad total es la base de la libertad. Pues podemos caer en la insensatez de pensar que la lógica de la realidad no es un dato a averiguar, conformador de criterio para la acción, sino que yo impongo que la realidad sea lo que yo pienso, y de acuerdo a esto actúo despóticamente. Expuso ejemplos de cómo la cuestión de la verdad determina el logro o el fracaso de una empresa o de la economía de un país. Segundo factor decisivo: ¿cómo se llega a crecer en una capacidad de juicio crítico frente a la realidad para actuar razonablemente? El problema del hombre es la soledad. La soledad frente a las decisiones, la soledad frente a la necesidad de conocer y comprender, es algo que termina haciendo prevalecer el capricho, la unilateralidad y el error respecto a nuestro verdadero interés. El juicio crítico es una capacidad natural de nuestro corazón racional, pero para que crezca y se realice es necesario tener al lado la presencia de otro que acompañe. Es preciso compartir el abordaje a la realidad para poder decidir adecuadamente y crecer juntos. Debemos interrogarnos si estamos educados en el uso de la razón, si como actores dentro de la sociedad civil hemos desarrollado la capacidad crítica de concebir y vivir nuestro bien personal implicado en el horizonte del bien común, para así realizarnos realmente. La exaltación de los intereses particulares, concebidos en forma mezquina (por particulares, por sectores y por el gobierno), nos lleva, a la corta o a la larga, al fracaso personal, social y político.
Cerró el panel el Ing. Qmco Víctor Auyerós (Especialista Industrial en Tecnología de Alimentos, de Rafaela) proponiendo como premisa que, para que sean responsables las acciones que realizamos necesitan estar caracterizadas por dos aspectos: el realismo, que es la adecuación de mi inteligencia a lo que encuentro en la realidad, cual fundamento del acceso a la verdad, y la prudencia como reconocimiento del valor de verdad de lo que estoy haciendo y de lo que los otros hacen, lo cual reconoce y valoriza al pluralismo. Sin pasión por vivir la realidad no se configura una inteligencia capaz de actuar sobre ella. ¿Qué significa sensibilidad por la verdad?  Cuando cosas tan simples no se reconocen, lo irracional es voluntariamente sostenido e impuesto. ¿Cómo se puede poner la alternativa “Soja vs. Trigo” y pretender que eso sea un verdadero problema cuando no se compadece con la realidad, puesto que son cultivos que se siembran y cosechan en estaciones diversas, sin superponerse? ¿Cómo se puede decir que hay sensibilidad por la verdad cuando se atribuye al alto precio de la soja la inflación interna y, por eso, se le hacen retenciones confiscatorias, cuando la soja no se consume en el país sino que se exporta casi toda y trae ingresos genuinos?  Por eso, sin verdad sólo hay conflicto porque la mentira impide toda construcción común y destruye la capacidad de juzgar. Destruye la misma capacidad de uso del sentido común. Parafraseando al poeta Eliot se pregunta: ¿Es la sociedad la que ha abandonado al estado o es el estado el que ha abandonado a la sociedad? Las dos cosas son verdaderas. La sociedad abandona al estado cuando se desprecia a sí misma, cuando se deja sustituir, cuando pretende que el estado y la clase política arreglen el país y fabriquen la felicidad del pueblo, cuando se es cómplice con la tentación del poder a perpetuarse, cuando se vota un poder sin razones ni antecedentes adecuados para ayudar al protagonismo de la persona, de las familias y de la sociedad. El estado, a su vez, abandona a la sociedad cuando se abandona a sí mismo; cuando el estado se privatiza en un grupo gobernante y la sociedad no conoce con claridad las políticas públicas, porque son escamoteadas por el gobierno en su cenáculo, como secreto de estado; cuando se considera a la sociedad libre que todavía no es cautiva, que todavía no es clientelista, como enemiga; cuando no hay una propuesta estable de ser-nación. Esta crisis muestra un poder oscuro sin razones y razones compartidas carentes de poder efectivo para plasmarse. Lo que importa es que toda esta movilización social no se politice en forma partidista, para así poder madurar ella misma como movimiento de la sociedad civil y cambiar, con su presencia propositiva, la forma degradada de vivir la política. Para descubrir que lo que realmente permanece y garantiza la creación de bien común es una sociedad civil vivaz y visible, libre, constructiva y presente. Es lo único capaz de orientar y limitar los exabruptos de ceguera totalitaria que nos acosan.
Al finalizar las ponencias los asistentes, entre quienes se encontraba el Secretario de Desarrollo Ciencia y Tecnología y Gestión Pública de la Provincia de Santiago del Estero el Dr. Juan Carlos Costas,  productores agropecuarios y alumnos de la casa de estudios, formularon interesantes preguntas a los panelistas que fueron moderadas por el Dr. Fornari.

                    



Volver »

1x1